Herramientas para la Presentación de Trabajos Escritos

    Lic. María Asunción del Río
    Campus Laguna

INTRODUCCION

El documento que tienes ante ti ha sido preparado para ayudarte en la elaboración y presentación de tareas y trabajos escritos. Como ves, no se trata de un libro, sino de una serie de recomendaciones que te serán útiles cuando tengas que realizar y reportar los resultados de alguna investigación, o simplemente para que tus tareas y trabajos escritos cumplan con los estándares mínimos de calidad que los profesores esperamos de los estudiantes del ITESM.

La información aquí contenida procede de diversas fuentes bibliográficas, así como de las sugerencias hechas por maestros y estudiantes de áreas académicas diversas. Una vez recabada la información, se procedió a establecer constantes compatibles a prácticamente todas las asignaturas; esto significa que, independientemente de que lo que se te pide en un trabajo de humanidades o literatura no sea lo mismo que lo requerido para una tarea de matemáticas o de biología, el formato de presentación de ambos no tiene por qué ser distinto. Asimismo, las tareas de cada día no deben desmerecer en calidad respecto a los trabajos mensuales o finales.

Sobre este tema existen numerosos libros y manuales especializados que podrán ampliar y aclarar tus conocimientos; sin embargo, estoy segura de que éste te será útil y podrás manejarlo fácilmente como una herramienta que le dará más formalidad a tu trabajo escolar.

ASPECTOS IMPORTANTES

1. Portada
2. Formato de la página
3. División del contenido
4. Indice
5. Citas
  5.1. Consulta de Textos
  5.2. Uso personal de la información consultada
  5.3. Las citas textuales
  5.4. Forma de reportas las citas
    5.4.1. Notas al pie de página
    5.4.2. Notas Bibliográficas
  5.5. Fichas Bibliográficas
  5.6. Fichas de medios electrónicos
  5.7 Bibliografía
6. Fichas de Trabajo
7. Ensayo
  7.1. Estructura del ensayo
  7.2. Pasos para redactar un ensayo
  7.3 Bibliografía

Herramientas básicas para la presentación de trabajos escritos

Presentar trabajos escritos es una de las tareas que con más frecuencia deben realizar los estudiantes. Sin importar la materia de que se trate, todo el tiempo tienen que hacer reportes, consultas, resúmenes, ensayos, etc., para los que no siempre reciben instrucciones claras o, cuando éstas se dan, resultan contradictorias entre un profesor y otro.

Desde luego que los contenidos de los trabajos son especificados por cada maestro, pero los aspectos formales o de presentación sí pueden unificarse en un solo patrón. Enseguida trataremos de aclarar las características y requisitos este tipo de trabajos.

1. Portada

Se llama portada a la primera hoja de un trabajo. En la preparatoria del sistema ITESM, esta hoja debe incluirse en todos los trabajos cuya extensión sobrepase las 6 páginas, o en los que tengan categoría de trabajos mensuales o finales. Para tareas o trabajos menores, será suficiente agrupar los datos de la portada en un recuadro que encabece la primera página, como se ilustra más delante.

Dado que la función de la portada es presentar el trabajo, debe incluir los siguientes datos: título o nombre del trabajo (que no es el nombre de la materia), nombre del autor o los autores del mismo, materia o curso al que pertenece, fecha de entrega, institución educativa y área académica, etc. El acomodo y la especificación de estos datos son como sigue:

a. Título o nombre del trabajo, que debe referirse directamente y en forma muy concreta al contenido que se desarrolla en el trabajo. Este dato se escribe justo al centro de la hoja, destacándolo de alguna manera (en negrita, en itálica, subrayado, etc.)
b. Autor o autores del trabajo. Son tus datos o los del equipo -si es el caso- que está presentando el trabajo. Esto incluye nombre, apellidos y número de matrícula. Estos datos deben anotarse en el ángulo inferior derecho de la hoja, escribiendo con mayúscula sólo la inicial de los nombres y apellidos.
c. Curso o materia en la que ha sido asignado el trabajo. Aquí puede proporcionarse también el nombre del profesor que imparte dicha materia y el grado o semestre al que ésta pertenece. En los trabajos escolares de enseñanza media, estos datos aparecen abajo del título del trabajo, pero con letras normales, sin los elementos que destascan a aquél.
d. Fecha en que se entrega el trabajo. La fecha mes (con letras minúsculas), día y año (con número), y se ubica en el ángulo inferior izquierdo de la portada.
e. Institución en la que estudias y área académica. Este dato es el que encabeza la portada, pues se escribe en la parte superior de la misma. Para ello utiliza sólo iniciales mayúsculas y procura escribir los nombres completos; si manejas siglas, entonces éstas serán todas con mayúscula.

Ejemplo de una portada típica:

ITESM-Campus Laguna
Preparatoria

 

La contaminación por plomo en la Comarca Lagunera
Biología I- 03
Prof. Uriel Valdés

 

 

Enero 18-1999 ___Mariana Sánchez
276324

Para los trabajos de menor extensión y para las tareas, la portada se sustituye con un recuadro encabezado en el que los mismos datos del ejemplo quedarían así:

REDACCION

Siempre que realices un trabajo escrito procura hacerlo primero en borrador; es decir, anota las ideas básicas que piensas desarrollar, ya sea porque así lo has decidido o porque te las señaló el profesor. Luego piensa en las ideas complementarias que te permitan ampliar, enriquecer, explicar, ejemplificar o reforzar el sentido de las principales. Anótalas. Separa cada bloque, asegurándote de que contiene una idea esencial y dos o más complementarias y que la información que deseas proporcionar está clara y completa. Estos conjuntos de ideas te servirán para formar los párrafos de tu escrito.

Todavía en tu borrador revisa que los párrafos estén completos, que el orden sea el adecuado, que no se repita la misma idea varias veces; asegúrate de haber escrito mayúsculas cuando se requiere y de acentuar debidamente las palabras; si tienes errores ortográficos, corrígelos.

Como resultado de esta revisión podrás cambiar el orden original de tu escrito, rectificar el vocabulario y, si es preciso, cambiar palabras por sinónimos o ideas afines, para no repetir muchas veces la misma expresión. Asegúrate de que empleas correctamente los signos de puntuación, de modo que las ideas queden redactadas en forma clara, coherente y lógica.

No olvides que las reglas del español no son las mismas de otros idiomas, de modo que si trabajas en inglés o en otra lengua, deberás ajustarte a las normas sintácticas y de puntuación que correspondan.

2. Formato de la página

2.1 LA CUARTILLA

Cuando se te encarga un trabajo escrito, es frecuente que el profesor especifique la extensión, señalando un cierto número de 'cuartillas'. Una cuartilla es una hoja tamaño carta, escrita a máquina (o en procesador de palabras o computadora), a doble espacio y con un tipo de letra impresa tamaño 'normal' (12 pts.)

2.2. MÁRGENES

La cuartilla incluye márgenes de aproximadamente 2.5 cm. por cada uno de los cuatro lados de la hoja, lo cual da cabida a entre 25 y 27 renglones de texto seguido. Esto varía, desde luego, cuando se escriben títulos, incisos, ilustraciones, etc. Cuando se desea engargolar o empastar el trabajo, entonces el margen izquierdo debe ser un centímetro más ancho para que el formato impreso continúe regular.

No olvides que si al final del renglón te queda una palabra incompleta, debes aplicar las reglas de separación silábica e indicarlo mediante un solo guión (no rellenes el espacio que te sobra con guiones ni escribas este signo al principio del renglón, aunque éste inicie con una fracción de palabra).

2.3. PAGINACIÓN

Es conveniente que te acostumbres a numerar las páginas de tus trabajos, aunque éstos no sean muy largos, pues de esta manera los puedes organizar mejor, evitas sorpresas desagradables (como la pérdida inadvertida de alguna hoja) y se te facilita más elaborar los índices.

La numeración de las páginas debe hacerse con números arábigos, los cuales podrás colocar en el centro inferior de la cuartilla o en la esquina superior derecha.

3. División del contenido

Si tu trabajo consta de varias partes, ya sea que se trate de un ensayo donde trabajes introducción, desarrollo y conclusiones, o de alguna consulta en la que enumerarás conceptos; sea que desarrolles capítulos y subcapítulos o distintos aspectos de un tema, siempre que sea posible establece formalmente esa división. Es decir, emplea subtítulos, divide el contenido con números o letras, dale nombre a cada división, marca los diferentes incisos. Esto te obligará a distribuir el contenido de manera especial, separando el material que corresponda a cada parte establecida y, por lo tanto, dejando espacios mayores entre las secciones, destacando los subtítulos del desarrollo, etc.

La distribución del contenido deberás reportarla en el ÍNDICE.

Hay diferentes formas de distribuir el contenido de un trabajo, pero las más usuales son la utilización de números romanos, los cuales se dividen en arábigos y éstos en letras. Por ejemplo:

ÍNDICE
     
I. La lectura
II. Los libros
  1. Expositivos
    a). Científicos
    b). Didácticos
    c). Divulgativos
  2. Ensayos
  3. Imaginativos
    a). Narrativos
    b). Dramáticos
    c). Poéticos

Otra forma es el empleo de decimales. Aquí se utilizan solamente números arábigos que se subdividen a medida que se presentan nuevos aspectos de un tema, cuya separación indica cambio de jerarquía: de lo más general a lo más particular.

Ejemplo de organización con decimales:

ÍNDICE
     
1. La lectura
2. Los libros
  2.1. Expositivos
    2.1.1. Científicos
    2.1.2. Didácticos
    2.1.3. Divulgativos
  2.2. Ensayos
  2.3. Imaginativos
    2.3.1. Narrativos
    2.3.2. Dramáticos
    2.3.3. Poéticos

Se llama índice a la parte de un trabajo que consigna los contenidos del mismo. Hay diferentes clases de índice, según lo que se pretenda mostrar: de contenido o general, de temas, autores y obras mencionados, ilustraciones, gráficas, etc. En trabajos académicos se requiere el índice general de contenido, según la forma como éste quedó estructurado.

4. Índice

Un índice típico podría ser el siguiente:

ÍNDICE
     
Introducción
I. La contaminación en La Laguna
  1. Factores geográficos
  2. Impacto de las industrias
     
II. Medidas de control
  1. Disposiciones sanitarias
  2. Campañas
     
III. Grupos ecologistas
  1. Algunas propuestas para combatir el problema
     
Conclusión
 
Bibliografía

El índice se coloca inmediatamente después de la portada, y sólo deberás anotar la página a la que corresponde cada punto relacionado cuando tu trabajo sea muy extenso.

Independientemente de la extensión del trabajo y de que éste tenga o no divisiones, nunca deben faltar los puntos señalados con asterisco (*). La introducción es fundamental porque en ella explicas lo que vas a hacer y lo que pretendes lograr en tu trabajo; en la conclusión dirás si lo lograste, qué dificultades tuviste, de qué manera te ha enriquecido la actividad, tus opiniones personales acerca del tema etc.

5. Citas

5. 1. CONSULTA DE TEXTOS.

Cuando se realiza un trabajo de investigación, una consulta o una tarea para los cuales se requiere buscar información en libros, revistas, periódicos, etc., dicha información es 'procesada' por el investigador, quien resume, parafrasea o comenta los textos consultados, toma ideas del o los autores para ampliar las suyas, o simplemente extrae de los textos lo que necesita para su trabajo.

5.2. USO PERSONAL DE LA INFORMACIÓN CONSULTADA.

Al manejar las ideas de otros, adaptándolas a las nuestras, al resumir, seleccionando aquellos datos que nos convienen y descartando los que no sirven para lo que estamos haciendo, al explicar 'con nuestras propias palabras' un concepto que estamos investigando, el trabajo que realizamos adquiere carácter personal, pues estamos trasladando el pensamiento ajeno a una realidad nueva: la de nuestro propio enfoque, según nuestro personal punto de vista y expresándolo con nuestro estilo particular.

5.3. LAS CITAS TEXTUALES.

Sin embargo, hay ocasiones en que debemos anotar en nuestro trabajo exactamente lo que ha escrito determinado autor; es necesario copiar íntegro un texto, una definición, una fórmula, un diálogo o los datos biográficos de alguna persona, tal y como aparecen en el libro que consultamos. Entonces hablamos de 'citas'.

Las 'citas' son copias exactas de un texto ajeno, con las que complementamos un trabajo de investigación. Al citar no podemos cambiar las palabras originales del texto (aunque sí es posible suprimir alguna parte, indicándolo mediante puntos suspensivos entre paréntesis: (...). Según la extensión de la cita, varía la forma de reportarla. Las citas de tres o menos renglones se encierran entre comillas (“”) y se incorporan al texto, sin alterar el formato de la cuartilla (ejemplo 1). Si la cita sobrepasa los tres renglones, entonces conviene copiarla en un espacio separado del texto (ejemplo 2). En ambos casos debe indicarse la fuente o referencia de la cita, como detallaremos más adelante.

Ejemplo 1

Las actividades del hombre y la mujer son claramente diferenciables en las diversas culturas donde se dan: "El hombre caza y lucha. La mujer intriga y sueña" (C.Fuentes, 1989). Sin embargo, la mujer posee características especiales que la sitúan en una dimensión mucho más compleja.

Ejemplo 2

Las actividades del hombre y la mujer son claramente diferenciables en las diversas culturas donde se dan:

El hombre caza y lucha. La mujer intriga y sueña; es la madre de la fantasía, de los dioses. Posee la segunda visión, las alas que le permiten volar hacia el infinito del deseo y de la imaginación (...). Los dioses son como los hombres: nacen y mueren sobre el pecho de una mujer. (C.Fuentes, 1989)

Como podemos notar, la dimensión en que se sitúa la mujer es mucho más compleja.

Las comillas se usan para distinguir las palabras ajenas de las propias (nunca copies algo dándolo a conocer como si fuera tuyo, pues eso es un delito). Pero cuando la cita que copias textualmente es extensa y queda bien señalada en el formato de la cuartilla (como en el ejemplo 2), entonces no es necesario entrecomillarla, pues se entiende que es de otro autor y esto lo confirma la referencia (fuente) que se escribe al final.

Es muy importante que al realizar tu investigación, consulta o trabajo anotes los datos de la 'fuente'; es decir, el libro al que pertenece lo que estás citando (título, autor, editorial, fecha, página), pues te harán falta en la presentación formal del escrito.

5.4. COMO INTEGRAR LAS CITAS EN EL TRABAJO DE INVESTIGACION.
LOS FORMATOS MLA

No existe una metodología única para escribir los resultados de una investigación; sin embargo, todas tienen elementos comunes. En este libro hemos adoptado en forma simplificada el sistema que desarrolló la Modern Language Association (MLA) , que sugiere los siguientes aspectos, en cuanto a la presentación formal de un trabajo escrito.
Siempre que se citan palabras (orales o escritas) de otro autor, es necesario reconocerlo. Presentar algo dándolo a conocer como si fuera propio, es un delito. Este reconocimiento puede concretarse de varias formas:

  • Mediante comillas (“ ”), que se usan para distinguir las palabras ajenas de las propias y correspondiendo exactamente con el texto original. La única alteración que se permite es omitir parte del texto, si éste es muy largo y se desea citar sólo un fragmento, lo cual se indica con tres puntos entre paréntesis (...), separando el principio y el final de la cita.
  • Las citas forman parte importante del trabajo y tienen relación directa con éste; por ello, cada cita debe ir acompañada de comentarios que la aclaren, la expliquen o establezcan su función. El texto citado debe corresponder exactamente con el original.
  • Si la cita es de menos de tres renglones, escríbela entre comillas e integrada a la redacción de tu trabajo. Pero si el texto que copias es extenso (de más de tres renglones), entonces debes separarlo usando márgenes mayores (2cm a partir del margen de la cuartilla) y letra de menor tamaño, de modo que se aprecie con claridad. Es innecesario entrecomillar las citas extensas, pues visualmente se reconoce que son de otro autor y esto lo confirma la referencia (fuente) que se escribe al final.

Ejemplos:
Supongamos que realizas un trabajo sobre la evolución de la ciencia y que parte de tu bibliografía es el libro La paciente historia del átomo, de Claude Marmasse. Si en el desarrollo de tu trabajo citas un fragmento del libro, hay varias formas correctas de hacerlo:

  • Si en el cuerpo del texto ( es decir, en tu redacción) has anticipado que la cita proviene de Marmasse, pero sin especificar el título de la obra, al final a la cita y entre paréntesis deberás mencionar el título de la obra (abreviado) y el número de página donde se encuentran las palabras citadas. El título se abrevia por el primer sustantivo o la palabra que más permita ubicarlo en la lista bibliográfica. Ejemplo:
Para Marmasse, el trabajo de los alquimistas es extraordinariamente provechoso para el desarrollo de la ciencia, porque ellos son los primeros en sistematizar el trabajo de laboratorio. El alquimista árabe Jabir , además de describir minuciosamente los instrumentos, “estandariza las técnicas experimentales de su tiempo”. (Átomo 43).

 

  • Si introduces la cita sin haber anticipado de dónde proviene, en el paréntesis hay que consignar el nombre del autor, el título abreviado de la obra y la página:
Jabir fue el gran maestro de laboratorio; describió meticulosamente los instrumentos y su empleo, e introdujo la valoración de lo cuantitativo, con lo que prepara casi mil años antes “, la sistematización de la medida exacta que Lavoisier establecerá en el siglo XVIII”. (Marmasse, Átomo 43)

 

  • Si en el texto ya se han mencionado el título de la obra y el nombre del autor, al concluir la cita se abre un paréntesis dentro del cual se escribe sólo el número de la página de la que proviene la cita:

    En La paciente historia del átomo, Claude Marmasse reconoce la influencia indiscutible de los alquimistas árabes, cuya gran importancia radica en que “asocian a un trabajo experimental bien manejado el uso de argumentos matemáticos” (43).

 

  • Si la cita es muy extensa, entonces debes escribirla en párrafo aparte, en un tamaño de letra menor al de tu escrito y sin comillas, aunque precedida y/o seguida de los comentarios que re refieran a ella. Ejemplo:

La política y las cuestiones de estado no están peleadas con la ciencia, ni con el arte o la reflexión filosófica; de hecho, suelen complementarse, porque son parte de un todo que es el ser humano inteligente. Como refiere Claude Marmassé en los capítulos iniciales de La paciente historia del átomo:

Uno de los primeros filósofos que se atrevió a abordar el tema del origen del universo desde un punto de vista científico fue Tales de Mileto, uno de los Siete Sabios de la Antigüedad. (...) Tales ha sido comparado con Benjamín Franklin porque, al igual que el inventor norteamericano, no sólo se destacó en el campo de la investigación, sino que también desempeñó un papel político sumamente importante. Así, gracias a sus esfuerzos, se logró la unión de las ciudades jonias contra Persia, en el siglo VI, a.de C. (14-15)

De hecho, es curioso advertir las coincidencias que existen entre los científicos e investigadores del pasado que dedicaron su vida a la investigación, como el compromiso político y ciudadano de Franklin y Tales, o la actividad filosófica de muchos más.

 

Esta forma de citar directamente sobre el texto que se está desarrollando evita el exceso de notas y las repeticiones de información. Con este sistema resulta innecesario el empleo de las formas latinas Ibid., op.cit., ya que todo número entre paréntesis indica la página de la obra que se acaba de mencionar.
Sólo en la lista bibliográfica al final del trabajo se registrará la referencia completa al libro:

Marmasse, Claude. La paciente historia del átomo México: SEP-Diana, 1979.


5.4.1. Otras formas de reportar las citas

El formato que propone la MLA es sencillo y cómodo, tanto para quien realiza el trabajo como para quien lo lee; sin embargo, existen otras formas de reportar las fuentes de la investigación, vigentes en muchos sistemas y con validez internacional. Enseguida, algunas de estas formas.

5.4.2. Otra forma de reportar la fuente de tus citas es numerarlas todas, en forma progresiva, para indicar sus datos de procedencia, ya sea al pie de cada página o al final del trabajo (el número se escribe entre paréntesis y se coloca al final de la cita). Este sistema es un poco más elaborado, pero proporciona al trabajo una formalidad especial, reconocida en cualquier parte.

5.4.2.1. NOTAS AL PIE DE PÁGINA

Cuando las citas son muy pocas, puedes anotar al final de la misma página en la que escribiste la cita los datos correspondientes a la fuente de donde la tomaste. En la parte inferior de la página, separada del texto y de ser posible con letra más pequeña.* Por ejemplo:

* 1).- Chávez Lafragua, Marcial. Antología de Mentiras. México, 1984. Ed. Pegaso, pag. 73

El ejemplo anterior correspondería al reporte de la primera cita tomada de la página 73 del libro Antología de Mentiras , del autor Marcial Lafragua, publicado en México, en 1984, por la editorial Pegaso.

5.4.2.2. NOTAS BIBLIOGRAFICAS

Otra forma de reportar las citas y el empleo de diversas fuentes a lo largo de un trabajo es haciendo una hoja de NOTAS BIBLIOGRAFICAS. Ésta va al final del trabajo y consiste en listar, según el número que acompaña cada cita, la(s) fuente(s) a la(s) que corresponde(n).

En este caso se reportan no sólo las citas textuales, sino algunas otras referencias que el lector del trabajo puede consultar para obtener una mayor información sobre el tema que se está desarrollando y la bibliografía utilizada por el investigador.

La hoja de Notas Bibliográficas incluye todos los números entre paréntesis con los que acompañaste cada cita y/o algún párrafo especial de tu trabajo, más la ficha del libro, revista, periódico, etc. de donde tomaste esa cita o información. Ejemplo:

(1).- Chávez Lafragua, Marcial. Antología de Mentiras. México, 1984, Ed. Pegaso, pag. 73
(2).- Wilde, Oscar. El retrato de Dorian Gray. México, 1976, Col. Clásicos de siempre, #103, Ed. Lengua Viva, pag. 45

Existen algunas palabras latinas que permiten ordenar las notas bibliográficas y demás referencias:

lbidem = "Idéntico". Indica que la cita corresponde al mismo libro y a la misma página relacionados inmediatamente antes.
Ibid. = "El mismo". Quiere decir que la cita corresponde al mismo libro, aunque a diferente página.
Cfr. = "Confróntese" con. En este caso no hay cita textual, sino resumen o paráfrasis de un texto; entonces se indica que las ideas fueron tomadas, aunque no con las mismas palabras, del libro relacionado en seguida.

Supongamos que la cita # 3 corresponde al mismo libro que relacionaste en la #2, mientras que la 4 y 5 son del mismo libro, pero de distinta página. Entonces puedes usar una de las dos palabras latinas, según se trate del mismo libro y página (Ibidem) o de página distinta, pero del mismo libro (lbid):

(3).- Ibidem
(4).- Ibid, pag. 82
(5).- Ibid, pag. 121
(6).- Ibidem

Si obtuviste información de un libro determinado, pero no la usaste en forma textual, sino modificada con tus propias palabras, puedes acompañarla con un número, por ejemplo: (7), que en la hoja de notas bibliográficas relacionarás así:

(7).- Cfr. con Chávez Lafragua Antología de mentiras, 1984.Pcgaso y Oscar Wilde, El retrato de Dorian Gray, 1990, Lengua Viva.

Passim = Significa "de muchas partes". Esta palabra se utiliza para indicar que la información procede de varias fuentes y se está manejando en forma personal, no textual. Es el caso de resúmenes, paráfrasis, etc., y no necesita escribirse en la hoja de citas, sino dentro del trabajo, cuando sea oportuno.

5.5. FICHAS BIBLIOGRÁFICAS

Los formatos para consignar y dar a conocer las fuentes bibliográficas consultadas también sufren ligeras variantes. Adoptamos el que sugiere la Modern Language Association (MLA) http://www.mla.org

En general todo libro, artículo, ensayo, etc., se reporta ordenando los siguientes datos:

Nombre del autor: Apellido, Nombre.

Título del libro: Inicial mayúscula y subrayado o escrito con letra itálica. Si se trata de un artículo, el nombre de éste “entre comillas” y enseguida nombre de la revista, libro o periódico subrayado o en itálica.

Colección y número, si los tiene.

Lugar de la edición.

Editorial.

Fecha de publicación.

Número de páginas del libro.


Ejemplos de fichas bibliográficas:

Rulfo, Juan. El llano en llamas.
9ª. Edic. México, F.C.E., 1960, 119 pp

Ficha de libro

Cuando elaboramos una fichas bibliográficas de una obra que forma parte de otra: textos de una antología, artículos de enciclopedia, revista, periódico, etc., el título de la obra mayor se resalta con itálica o se subraya, mientras que el artículo, poema u obra antologada va entre comillas, acompañada de su autor. Observa los ejemplos:

Huidobro, Vicente. “El espejo de agua”. Los grandes poemas del siglo XX. México, PROMEXA, 1980

Ficha de un libro dentro de otro

 

Ramírez, Julio César y Daniel Sifuentes. “A pique el barco Neoliberal” en Brecha. Torreón, Coah. Año 5, No. 86. 10 de abril de 1995. p.p. 19-23

Ficha de artículo de revista

La MLA admite modificar el orden de estos datos de la siguiente forma:

Ramírez, Julio César y Daniel Sifuentes. “A pique el barco Neoliberal” en Brecha. (2002-12-04) Torreón, Coah. pp.19-23

Ficha de artículo de revista


Para los periódicos se manejan los mismos datos, añadiéndose los detalles de título de la columna (si se tiene), fecha completa, sección y página, como en el ejemplo:

Fuentes Aguirre, Armando. “Provincia de mis amores” Mirador. (2002-12-04) Diario de Monterrey. B.7

Ficha de artículo de periódico

(O anotando la fecha sin paréntesis, después de sección y página)

5. 6. FICHAS DE MEDIOS ELECTRÓNICOS

Si la información que obtuviste procede de medios electrónicos, tales como casetes de audio o video, discos compactos (CD-ROM), Internet, etc., también debes reportarla con la mayor claridad posible.
Para un CD-ROM se requiere el nombre del autor, el del artículo entre comillas, el del CD-ROM en itálica o subrayado, la compañía que lo produjo y el año.
En el caso de la información de Internet es recomendable anotar los siguientes datos: autor (si se tiene), título del documento entre comillas; fecha de creación (año-mes-día), dirección electrónica y fecha de acceso. Ejemplo:

Gutiérrez, Claudio “La genética y el mito de la Eva Africana”. (01-05-07) http://cariari.ucr.ac.cr/migraciones.html
10-12-02

Ficha de Internet

Los medios electrónicos están evolucionando a un ritmo muy acelerado, de tal forma que en lapsos muy breves cambian, se modifican o surgen nuevas opciones para sustituir las anteriores. Es difícil, entonces, pensar que siempre necesitarás los mismos datos para reportar cuando uses información procedente de este tipo de fuentes. Lo importante es que des en tus notas la mayor información posible, incluyendo los datos básicos que hemos especificado. No olvides que dar crédito al autor o autores del material con que trabajamos es una obligación.

Si las fuentes de tu investigación son personas que mediante entrevistas, conferencias o declaraciones orales te proporcionaron información, entonces también a ellas deberás registrarlas en fichas:

Tena, Luis Fernando. Entrevista personal.
17-10-2002.

Ficha de entrevista

 

Castañeda, Mauricio. Polvos de aquellos lodos: los restos de la conquista. Auditorio Nacional. México, D.F., 25-08-2002

Ficha de conferencia

 

“Mi madre es anoréxica” Lo que callamos las mujeres. Cond. Silvia Pinal. TELEVISA. México, 30 de noviembre, 2002.

Ficha de programa de TV

   

5.7. BIBLIOGRAFÍA

Independientemente de la formalidad de tu tarea o trabajo, este es un punto que no puede faltar. Consiste en reportar el nombre y datos de los libros que has consultado, aunque la información obtenida de ellos no la estés utilizando textualmente.

Muchos estudiantes piensan que su trabajo es más valioso si es más personal. Esto puede ser cierto en cuanto al estilo de redactar o en cuanto al enfoque que se de a las ideas, pero no lo es desde el punto de vista de la riqueza del contenido. Mientras más fuentes manejes para sustentar y ampliar tu información, más valor tiene tu trabajo.

Por eso es tan importante que al final de cualquier tarea, trabajo, consulta o investigación que realices, especifiques la bibliografía (conjunto de libros) que usaste para documentarte.

5.7.1. CÓMO REPORTAR LA BIBLIOGRAFÍA

La bibliografía se presenta acomodando las fichas bibliográficas en orden alfabético, según el apellido de los autores sin importar cuál fue el libro más utilizado. Entre cada ficha, se dejan algunos espacios en blanco para que no se confundan.

Aunque como se dijo antes, la palabra "bibliografía" se refiere a la descripción de un conjunto de libros (en este caso, el reporte de sus datos de creación-edición), dentro de la bibliografía debes incluir la ficha de datos extraídos de otras fuentes que no necesariamente son libros, tales como periódicos y revistas, entrevistas realizadas, conferencias, discursos, así como medios electrónicos: Internet, CD-ROM, audio y videocasetes. Estructura esta información como te hemos sugerido, procurando reportar siempre los elementos que la identifican: autor, título de la obra, pieza musical, conferencia, entrevista..., lugar y fecha en que se realizó, etc.

6. Fichas de trabajo

¿Cómo organizar la información? Escribe fichas de trabajo.

Hay muchos métodos para elaborar fichas de trabajo; probablemente tú conoces alguno. Sin embargo, lo más importante es que puedas aceptar a tu propio estilo, necesidades y hábitos aquél o aquéllos que más te gusten, te sean más útiles y puedas manejar fácilmente.

UTILIDAD Y CARACTERÍSTICAS DE LAS FICHAS DE TRABAJO

Una ficha de trabajo debe servirte para almacenar la información de tal manera que puedas encontrarla como lo desees, sepas de dónde la tomaste y cuál es tu opinión al respecto. Esto significa que tu ficha de trabajo debe contener:

La información en sí: un aspecto del tema que estás investigando; por ejemplo, su definición, características, fórmula, medios de obtención, usos, personas involucradas en su hallazgo, desarrollo, etc. Es conveniente que la ficha de trabajo no 'se llene' con demasiados datos a la vez; para evitarlo, puedes hacer varias fichas sobre el mismo tema, pero con diferentes aspectos del contenido: una para definición y características, otra relativa a los antecedentes y personales, otra relacionada con fórmulas, problemas y ejemplos, etc.

La fuente de donde la tomaste; esto es, el libro, paquete, video, revista, persona, etc. a la que pertenece la información que estás almacenando en la ficha. Escribe la fuente con toda claridad y no olvides anotar" autor, editorial, páginas, fecha y lugar de publicación, pues te serán necesarios cuándo reportes tu trabajo.

Tus propias ideas sobre lo que está anotando en la ficha. Esto es, un breve comentario personal que puede resumir el contenido anotado ahí, o especificar qué opinas de ello, si lo estás relacionando con otra cosa, si te recuerda alguna anécdota, etc.

Para que las fichas te sean realmente útiles, dales un título que se refiera claramente a la información que tienes ahí, de manera que localizando ese título, sepas cuál es el contenido de la ficha, sin necesidad de leerla. Una vez elaboradas todas tus fichas, agrúpalas por títulos y archívalas, para utilizarlas en la redacción de tu ensayo o de tu trabajo de investigación.

7. Ensayo

En términos generales llamamos ensayo a una composición escrita en prosa, de extensión variable, en la que damos nuestras ideas y punto de vista particular sobre un tema que nos interesa o que nos es asignado.

No hay una forma única de escribir ensayos, pues depende del objetivo que se busque, del tema que se va a desarrollar, la información con que se cuente, la extensión y profundidad que se desee, las especificaciones que se le proporcionen al escritor, etc. Sin embargo, es importante considerar que se trata de una composición seria, que involucra no sólo nuestro punto de vista personal, sino información ajena que se debe tratar respetuosamente.
Por supuesto, una vez determinado el tema, el punto de partida será la búsqueda de información: Haz tu cuestionario y respóndelo,) considerando tus conocimientos previos, la consulta de fuentes bibliográficas diversas (libros de texto, enciclopedias, diccionarios, revistas, periódicos) y fuentes personales (entrevistas, conferencias, etc.) Cuando tengas todo el material disponible tendrás que organizarlo según un esquema.

7.1. Estructura del ensayo
El ensayo se estructura tradicionalmente en 3 partes: introducción, cuerpo y conclusión.

Introducción. Es una parte importante de todo escrito en la que suele presentarse en términos muy generales el tema que se desarrollará después y los propósitos del mismo. En la introducción se pueden dar generalidades, antecedentes, explicar la naturaleza del tema, especificar las variables que se trabajarán a lo largo del ensayo, el enfoque que se le dará, etc. A veces se parte de un ejemplo o situación particular en la que el tema tenga aplicación, para señalar la importancia de abordarlo. Si el ensayo se escribe para responder a una pregunta específica, dada por el maestro o por quien lo solicitó, entonces en la introducción se incluye dicha pregunta, así como los posibles caminos que se seguirán para responderla.

Cuerpo. Es el desarrollo del ensayo, la explicación de lo que se anunció brevemente en la introducción. Aquí se expresan (ya sea en forma personal, si el ensayo es informal, o de manera impersonal, si así se indica) las ideas que se tienen sobre el tema y se comenta la información recabada, se proporcionan datos y se amplían los conceptos todo lo que sea necesario, mediante reflexiones, ejemplos, comentarios, comparaciones, etc. También se pueden confrontar las ideas de varios autores a propósito del tema que se investiga, estableciendo puntos de afinidad o discrepancia etc.
Cuando se escribe un ensayo formal y éste es el resultado de lecturas que se analizan, se confrontan o evalúan, entonces es necesario apoyar las afirmaciones con referencias, ejemplos y citas textuales de los libros que se están comentando. Para hacerlo debes obedecer todas las exigencias de formato que requiere el manejo de información bibliográfica, ya descritas en este manual.
Considerando que en esta parte del ensayo desarrollas lo propuesto en la introducción y que además lo refuerzas con citas y ejemplos, lo más probable es que tengas que dedicar al menos un párrafo a cada aspecto del tema que trabajes.
El cuerpo del ensayo, por lo que su extensión abarca dos terceras partes del total.

Conclusión. Abarca el resumen de los puntos desarrollados a lo largo del ensayo, el problema y sus consecuencias; comenta los resultados y da una opinión final, que puede consistir en una postura específica ante el tema, una interrogante, un juicio valorativo, una exhortación, etc. Una manera recomendable de concluir es retornando la introducción, para ver hasta qué punto se logró lo anunciado en ella. Si desarrollaste el tema en párrafos, procura que al concluir cada párrafo quede resumido en un enunciado y no olvides expresar tus juicios de la manera más objetiva que te sea posible.

.
7.2. Pasos para redactar un ensayo.

l. Busca toda la información que necesites para desarrollar el tema que has elegido o te ha sido asignado. Para ello:

a. Especifica objetivos: ¿Qué quiero lograr? ¿Cuál es el propósito de mi ensayo?

b. Formula todas las preguntas que puedas acerca del tema: ¿qué variables voy a considerar? ¿qué es? ¿cómo es? ¿para qué sirve? ¿,dónde se da? ¿cómo? ¿por qué? ¿qué o quiénes intervienen en él? ¿qué pasaría si no existiera? ¿de qué manera afecta a mi comunidad?… Todo depende de la naturaleza del tema, de los aspectos que te interesen y de los objetivos de tu trabajo.

c. Trata de responder por escrito todas las preguntas que formulaste. Utiliza tus conocimientos previos y la información que has recabado; busca las respuestas en las fuentes que están a tu alcance: libros de texto, enciclopedias, resúmenes, revistas, vídeos, periódicos, paquetes computacionales, personas, etc. A medida que vayas respondiendo tu conocimiento del tema será mayor y tendrás ideas claras sobre el mismo; sabrás qué aspectos son más interesantes, sobre cuáles debes consultar más, cuáles te parecen difíciles o poco relevantes, etc. Selecciona los ejemplos y citas que te servirán para fundamentar tus ideas. Haz fichas de trabajo.

d. Elige un título que esté de acuerdo con cl tema que vas a desarrollar. Además de que
todos los ensayos deben ser titulados, esto te permitirá no apartarte del tema.

e. Escribe tu ensayo. De todo lo que has investigado sobre el tema elegido (y que deberás anotar en fichas de trabajo), selecciona la información que necesites; escribe tus ideas organizándolas en párrafos que hablen de un solo aspecto del tema y verifica que los enunciados resulten coherentes y claros. Asegúrate de manejar adecuadamente las referencias y citas textuales que incluyas en el escrito. Como podrás darte cuenta, cada párrafo y todas las oraciones que lo integran responde a una de las preguntas que te formulaste al iniciar tu investigación. No olvides la introducción y las conclusiones, según lo indicado antes. Al final, reporta la bibliografía empleada en tu investigación.

f. Antes de pasar en limpio tu ensayo, léelo con cuidado para revisar vocabulario y ortografía . Si repites mucho una palabra o construcción, sustitúyela con otra equivalente; cuando sea necesario, vuelve a redactar.

RECUERDA:

Separa tus ideas en párrafos que hablen de lo mismo, y verifica que sean coherentes y lógicas.

Ningún trabajo serio se escribe con sólo letras mayúsculas.

Si tu máquina no maneja acentos, debes escribirlos a mano, aun en las mayúsculas.

Gráficas, dibujos, ilustraciones, etc. requieren una presentación impecable.

Cuando presentes una gráfica, diagrama o algún otro tipo de ilustración, debes explicar claramente sus elementos, valores, función, etc. y colocarla en el lugar que es pertinente. Sólo si en la introducción anuncias que tus gráficas irán juntas en un apéndice, podrás anexarlas al final del trabajo.

En la hoja final de tu trabajo debes reportar la bibliografía que consultaste.

La portada de tu trabajo debe ajustarse al modelo establecido

 

CONCLUSION

Como se anticipó al inicio de este manual, lo que acabas de leer son sólo algunas recomendaciones que pueden mejorar la calidad de tus trabajos escritos y estandarizar los del alumnado de nuestro campus; sin embargo de ningún modo se pretende establecer lineamientos rígidos ni agotar las posibilidades de presentación formal de trabajos.

Desde luego que estas recomendaciones quedan al margen de los contenidos que debes desarrollar y los objetivos por alcanzar en tus reportes, los cuales quedarán especificados en cada caso por el profesor que te los asigne: éste es nada más un 'vestido' recomendable, el cuerpo en sí, la 'personalidad, los 'músculos', los nervios, las ideas de tu trabajo son tuyos y serán únicos.

BIBLIOGRAFIA

Carreter Jaramillo, E.A. Técnicas actuales de la investigación documental. México, Ed. Trillas, 1980.

Del Río, Asunción. Redacción 1 y 2, 2ª. Edición. Mc Graw-Hill, México, 2000

Gartz, Irene. Instructivo para la presentación de trabajos. 2a. edición, Monterrey, N.L., México, ITESM-CEGS, 1993.

González Reyna, Susana. Manual de redacción e investigación documental. 3a. edición. México, Ed. Trillas, 1988.

Pardinas, Felipe. Metodología y técnicas de investigación en ciencias sociales: Introducción elemental. l6a. edición. México, S.XXI edit., 1976

Torre Villar, Emesto de la y R. Navarro de Anda. Metodología de la investigación. México Mc.Graw-Hill., t 982.

Torre, Francisco de la y Silvia Dufóo, Taller de lectura y redacción. México, McGraw-Hill, 1990.